Archivos para febrero, 2013

Una fotobibliografía y cosas de leer

Publicado: febrero 21, 2013 en Uncategorized

DSC_0082Los libros están profundamente sobrevalorados. Y os lo digo yo, que he escrito uno y, aun creyendo que no es para tanto, pierdo el culo porque se imprima ya y tenerlo en mis manos. No creo que los libros sean la salvación de nada ni la fuente de esa pretendida sabiduría que a veces nos quieren hacer creer. Son libros, vehículos de expresión, formatos físicos como cualquier otro. Y ya.

Estos son algunos de los libros que he leído, enteros o en parte, traduciendo macarrónicamente o enmarronando a amigos para que me los tradujesen, para escribir ‘Futbolistas de Izquierdas’. Faltan otros tantos que he perdido, no me han devuelto o me han prestado y he devuelto. De unos saqué mucha información, de otros un retazo, o simplemente me formaron y me dieron ideas. Algunos están muy bien, otros son pasables y hay unos pocos que son una puta mierda. Aunque veréis a auténticos referentes de la literatura y el periodismo (Fontanarrosa, Galeano, Kuper), estos libros no me enseñaron a escribir. No quiero decir que Galeano no tenga nada que enseñarme porque es un dios de esto y así lo considero, pero no me fijé en él ni en ninguno de los que veis en la foto para aprender a esto de juntar palabras. A mí me enseñaron autores que no tienen mucho que ver con el fútbol, algunos ni siquiera con los deportes: Oliver Sacks, Malcolm Gladwell, David Remnick, Chuck Klosterman, Ramiro Pinilla, Manolo Alcántara. Aprendo de ellos y de muchos más, aunque no les llegue ni a un chicle pegado en la suela de sus zapatos.

Escribir este libro me llevó más trabajo del que nunca hubiera imaginado. En cierta manera, me ha hecho renegar de la literatura deportiva: no quiero volver a leer nada de fútbol durante un buen tiempo. Creo que me vais a leer/escuchar mucho esta frase: mi única aspiración es que os valga la pena pagar la pasta que os vamos a cobrar por el libro. No con todos los que veis en la foto tuve esa sensación. Y es frustrante.

Como sé que no podéis vivir sin esta información, allá va: el libro está acabado y entregado. Ahora en Léeme Libros, esa editorial exitosa hasta ahora, harán su trabajo con la portada (que yo diría que va a ser la bomba) y demás procesos que van desde que servidor escribe hasta que la cosa llega a las librerías. Supongo que ahora viene lo bueno de todo este tinglado.

Del libro espero sentirme orgulloso en un tiempo, pero con lo que ya es seguro que estoy encantado es con el prólogo de El Gran Wyoming y el epílogo de Alberto Garzón. Los dos han sido generosos y prestigian las letras que van entre sus textos. Y son famosos, qué coño. Y como a todos nos gusta leer a los famosos, os voy a sacar un par de extractitos de sus textos para que vayamos calentando todos.

Escribe El Gran Wyoming:

“Recuerdo a una de nuestras míticas actrices, ya fallecida, en el descanso de un rodaje, aconsejándome que dejara la política porque no me iba a traer más que complicaciones. ‘Pero si tú eres muy de derechas’, le repliqué. ‘Hombre, no es lo mismo’, me contestó con desgana, como si la pereza le impidiera abundar en lo obvio”

Nos cuenta Alberto Garzón:

“Está claro que, desde un punto de vista teórico, no hay nada en absoluto que impida que se pueda practicar un deporte y a la vez se tenga un compromiso ideológico. Nada hay en la pelota de fútbol que convierta al deportista en un conservador. Sin embargo, y desgraciadamente, sí parece que haya una relación de causalidad entre las condiciones materiales de vida de los futbolistas profesionales y su pasotismo político, es decir, su inercia intelectual que les lleva a la defensa del estatus quo. Pero de ahí no se puede derivar que el problema sea el fútbol. Más bien lo es del sistema económico que ha mercantilizado todos los deportes y, muy especialmente, el fútbol. Son cuestiones bien distintas”.

Son solo dos pequeños extractos, pero, como véis, son dos estilos muy distintos. Dos textos que se complementan. El mes que viene, estarán grapados al lado de mis páginas. Qué orgullo.