Sócrates y los 30 años de la Tragedia de Sarriá

Publicado: julio 5, 2012 en Uncategorized

En abril de 1982 asumía la presidencia del Corinthians el señor Waldemar Pires, que trajo consigo al señor Adilson Monteiro Alves, sociólogo, para que llevara el día a día del club. En aquella plantilla formaba la descomunal figura de Sócrates Brasileiro, ‘El Doctor’, el futbolista elegante que nunca dejó de creer que el fútbol debía ser el arma para conquistar la democracia. Y con ellos, Washington Olivetto, un publicista, que ideó el término ‘Democracia Corinthiana’, y el eslogan “Ganar o perder, pero siempre con democracia”. Un sociólogo, un médico y un publicista parieron el movimiento político-futbolístico más bello de la historia.

corinthians1

Un capítulo de este libro se dedicará a la Democracia Corinthiana y al gran Sócrates, ese tipo barbudo, entre lo ácrata y lo zen, que jugaba al fútbol como sueñan los dioses, y puso su magia al servicio de los ideales de la izquierda de comienzos de los 80, que en Brasil eran tener una democracia, que ya era bastante.

Sin extendernos mucho, el Corinthians funcionó entre 1982 y 1984 como una comuna donde todo se decidía de manera horizontal y se iba al campo a jugar al fútbol y a hacer campaña contra la dictadura militar. Sócrates marcaba y miraba a la grada con el puño en alto. Los jugadores sacaban pancartas antes de los partidos con lemas prodemocráticos que también llevaban en sus camisetas. El suyo fue un fenómeno que nunca se repetiría en la historia del fútbol.

Traté de entrevistar a Sócrates para este futuro libro. Cambiamos unos mails, me dijo que le enviara una serie de preguntas, lo hice y nunca le llegaron. Misterios de Internet. Como soy terriblemente inconstante y en el fondo nunca llegué a creer que nadie compraría la idea de ‘Futbolistas de izquierdas’, que este libro nunca se iba a escribir, lo dejé ir. Nunca le volví a pasar las preguntas. Y Sócrates se murió, y yo me quedé para siempre con la rabia de no tener esa entrevista.

El capítulo de la Democracia Corinthiana lo escribiré. Y será cojonudo, porque la historia es inmejorable y ni el peor escritor la puede destrozar. Pero mi propia desidia hará que siempre esté incompleto. Y mi propia desidia será la que me tatúe una frase que es cierta: “Quique, nunca vas a entrevistar al futbolista que más admiras de la historia”. Porque es así.

Todo esto viene porque hoy, cinco de julio de 2012, se cumplen 30 años de la Tragedia de Sarriá. Desde un punto estrictamente estético y sentimental, que al fin y al cabo es lo que nos mueve, para mí la selección de Brasil del Mundial de 1982 es la mejor de la historia. Los cinco partidos que jugó son un compendio de arte y velocidad impropio de hace nada menos que 30 años. Ese equipo creía en una idea: la del fútbol arte, y la llevó hasta el final.

En la liguilla de cuartos Italia la dejó fuera, tal día como hoy, ante 44.000 espectadores en el viejo Sarriá que, como Sócrates, ya no existe. Tres goles de Paolo Rossi, estrella del torneo, en contraataques y corner, finiquitaron a Brasil. Dino Zoff hizo las paradas de su vida y Gentile le rompió la camiseta a Zico, que recibió 10 faltas. Lo llamaron la victoria del fútbol realista.

Aquella Brasil, como la España ramplona, no pasó de cuartos. ¿Y qué? Para mí son los mejores sin discusión. El tiki-taka ochentero. El creer en la idea. Y por encima de todos los jugadores, Sócrates, rojo, barbudo, combativo. El tipo que fumaba y bebía y tiraba penaltis de tacón. La figura más demoledora de la historia del fútbol. Mi ídolo. El tipo al que nunca entrevistaré.

Anuncios
comentarios
  1. Esteban dice:

    joder,que un a post tan bonito no le hallan puesto ningun comentario,tiene pecado.Gracias por recordarme ese mundial tan bonito porque descubrimos a estos peazo futbolistas.Para mi,que esta Brasil era mejor que la España de ahora,por lo menos en algunas fases del torneo.El portero era una calamidad.Pero eso golazos de Eder(que zurda!!!) los taconazos,pases al hueco..en fin casi todo enamoraba de ellos.Y si no llega a ser por el dia malo contra Italia,y los franceses,que sufrieron un robo descarado con Alemania(Brasil y Francia en la final hubiera sido lo mas justo),podrian haber sido mas legendarios de lo que son(para mi).Me ha encantado el recuerdo de Socrates,un enorme futbolista,y por lo que sabia,y me has contado aqui,mejor persona.
    Salud y felicidades por tu blog.

  2. Brasil del 82 quizás fue lo más bonito de un fútbol que ya no existe.
    Todos llegaban, todos pateaban de distancia y estaban Sócrates, Zico, Falcao; pero también estaba Valdir Pérez un golero sin manos.

    Un árbitro contaba esta historia, creo que el juez era uruguayo.
    El referí corría de atrás y le decía cinco.
    Cinco repetía.
    Cuando lo alcanzó y lo tuvo de frente le dijo:
    _¿No escucha que lo estoy llamando?
    -Cinco no, Falcao señor.
    Sigo sin entender cómo esos brasileños no salieron campeones del mundo en el 82, nadie ha jugado como ellos.

    Espero que este libro llegue a Uruguay.
    Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s